Sección histórica


 
Foto del ARA Bahía Buen Suceso en el Apostadero Naval Malvinas
El ARA Bahía Buen Suceso en el Apostadero Naval Malvinas

 

Los días finales del Apostadero Naval Malvinas

Durante los primeros días de junio de 1982, el Apostadero Naval Malvinas contribuyó al esfuerzo de guerra generalizado de las fuerzas argentinas; participando en la defensa de la península Camber, realizando el patrullaje de las aguas del archipiélago, instalando la batería terrestre de misiles Exocet durante cada noche y desarrollando numerosas acciones de colaboración con las operaciones bélicas en marcha.

Además, en esos días se implementó un servicio de descanso rotativo para los soldados de la Infantería de Marina, en el cual el personal de primera línea era replegado por fracciones durante una jornada, para recuperarse física y anímicamente en el Apostadero.

El 12 de junio, se dispuso preparar el Apostadero para alojar a los heridos que derivaría el Hospital Militar, que se estaba colmando como consecuencia de los combates en curso.
Para tal fín, se habilitó una carpintería incluida entre las dependencias del Apostadero; desmontando sus máquinas, despejando los materiales esparcidos en su galpón y construyendo numerosas camas y camillas de madera para los pacientes a ser atendidos.

Posteriormente, tras la retirada de las tropas argentinas hacia Puerto Argentino en la jornada del 14 de junio de 1982, todo el personal correspondiente se reunió en la zona del Apostadero Naval Malvinas.

Pese a su cansancio y tristeza, la reducida dotación del Apostadero rápidamente se ocupó de todo lo concerniente con la provisión de alimentos, la atención de los heridos, el apoyo a las maniobras de muelle, el control del acceso y el mantenimiento del orden; desarrollando una labor ciclópea dada la masiva concentración de personal en un área tan pequeña.

Entre las unidades replegadas tras el combate, es de destacar el arribo de los restos del Batallón de Infantería de Marina 5 al Apostadero; a paso firme, con su armamento portátil y en perfecto orden al mando de sus jefes y oficiales.
En esa ocasión, el capitán Robacio realizó una emocionante arenga, que reflejaba su orgullo por la actuación de esa valerosa unidad bajo su comando.

Los hombres del Batallón 5 quedaron alojados en el Apostadero Naval hasta el 16 de junio, cuando el personal de ambas unidades debió abandonar la localidad y dirigirse hacia la zona del Aeropuerto, hasta ser evacuado hacia el continente.

A mitad de camino, los soldados tuvieron que entregar su armamento individual, a excepción de los oficiales que conservaron sus pistolas reglamentarias, en virtud de lo acordado con los británicos.

Al llegar al Aeropuerto, bajo la vigilancia de los helicópteros enemigos, las tropas argentinas se encontraron con un escenario en ruinas por el prolongado bombardeo recibido, que ofrecía notables carencias para alojarse.

A las 15:00 se presentaron tres funcionarios de la Cruz Roja Internacional en la zona del Aeropuerto. El Jefe del Apostadero, en su carácter de oficial mas antiguo presente, les puntualizó que había personal herido, que no había agua para los miles de hombres allí destinados y que era imprescindible traer carpas para preservarse del frío. Sorprendentemente, estas peticiones del capitán Gaffoglio no tuvieron eco alguno en los funcionarios de la Cruz Roja.

Pese a la adversidad, y en medio del caos reinante en la zona, el personal del Apostadero afrontó la situación perfectamente organizado bajo sus mandos naturales.

Entonces, con encomiable espíritu se utilizaron todos los elementos disponibles para proveer reparo al personal contra el duro clima del invierno malvinense. Para tal fín, se desmontaron las planchas de aluminio de la pista aérea para construir distintos tipos de refugios improvisados.


Helicelicópteros británicos patrullando el aeropuerto de P. Argentino (Isla Soledad) - Fuente: Rubén Bogado
Helicelicópteros británicos patrullando el aeropuerto de P. Argentino - Junio de 1982
Fuente: Rubén Bogado

Además se reunieron los pocas cocinas y víveres que se llevaron desde la capital, para brindar una comida caliente diaria a todo el personal naval.

Asimismo, ante la gran cantidad de personas que deambulaban por la zona, se organizó un dispositivo de seguridad con guardias armados con palos, para evitar posibles actos de pillaje.

Durante su permanencia en el Aeropuerto, el conscripto Rubén Bogado halló una cámara fotográfica con película y flash en unas posiciones de combate abandonadas, con la que pudo obtener las imágenes que se pueden ver en la sección Fotos de este sitio, que documentan esos hechos de las postrimerías del conflicto.

El 18 de junio la gran mayoría de los soldados del Apostadero fueron transportados en un helicóptero argentino hasta el Buque Hospital ARA Bahía Paraíso fondeado en Puerto Groussac. Desde allí navegaron hacia Punta Quilla (Prov. de Santa Cruz), donde arribaron en la mañana del 20 de junio.

Desde Santa Cruz viajaron a Buenos Aires en aviones Focker de la Armada; y finalmente ese mismo día 20 a la noche abandonaron el Edificio Libertad, siendo trasladados hasta sus respectivos domicilios en vehículos de la Armada.